sábado, 12 de marzo de 2016

"Juicio Afinsa" - Sesiones XXXI y XXXII - Crónicas enviadas por cortesía de ASAFFO.



   La sesión de hoy presentó por primera vez en el juicio, a tres testigos-peritos testificando simultáneamente. Ramón Yépes, doctor en estadística aplicada con 20 años de experiencia y el comerciante filatélico Pedro Ayala, formaron parte del equipo encargado de hacer el informe basado en el peritaje y valoración de la filatelia de Afinsa encargado por los Administradores Concursales en 2007. Joaquín González, profesional filatélico y numismática con más de 40 años de experiencia, realizó el peritaje encargado por los antiguos administradores de la empresa.
   Empieza el interrogatorio el Fiscal Luzón, que les pregunta a Yépes y Ayala por el mecanismo y metodología aplicados para evaluar la filatelia. Indicaron que se basó en un sistema estadístico, cuyo objetivo fue valorar los sellos mediante el uso de una muestra denominada frame. Yépez afirmó que de haber realizado la revisión sello a sello, habrían tardado 10 años para calcular su valor. “Mediante el método estadístico he acortado el tiempo hasta unos pocos meses". Al ser preguntado por si es fiable ese mecanismo de cálculo, Ayala indicó: “Estuvimos prácticamente un mes hablando para ponderar y valorar la filatelia explicando cómo se realizaría”. Yépes añadió: “Realizamos un muestreo aleatorio con probabilidad aplicado al valor", para elegir la muestra seleccionada, “Usando como indicativo agrupaciones filatélicas… Para obtener el valor de ciertos subgrupos”, como en el caso de la filatelia suministrada por Francisco Guijarro Lázaro. Indicó que aplicaron la metodología Dolar Sampling, que explicó: “La probabilidad de seleccionar un sello es proporcional al valor del elemento". También indicó que realizaron tests para definir que el frame (listado) era completo y representativo. Por su parte, González afirmó: “Cualquier filatélico rechazaría este procedimiento” y lo tachó como: “Completamente inadecuado… La filatelia no es homogénea, es heterogénea. Hay que ver los dientes, la impresión... Son antiguos... Las máquinas que los hacen no se perfeccionaron sino hasta la década de 1980". En respuesta, Yépes dijo: “Doy homogeneidad a los euros (al valor de los sellos) no a las unidades filatélicas".
   Posteriormente, el Fiscal le preguntó a Ayala sobre el término oferta invisible, usado en su informe: “Hay sellos que no entran en el mercado por la cantidad de piezas que hay. No se sabe cuántos hay. Tienen un valor pero es por el desconocimiento de la cantidad real que existen que no se coleccionan". González a su vez, indicó: “Hay suficiente información al respecto. Cada país emite un informe de emisiones… En el catálogo Edifil se publican esos listados”, y continuó: “Ha habido comerciantes que han intentado acaparar una serie en concreto. La capacidad de compra y venta de Afinsa era muy grande… Los sellos los hacen las fábricas de moneda y timbre de cada país”. 
   González continuó su exposición: “Afinsa era una de las empresas filatélicas más grandes del mundo. Afinsa estudió entrar en el mercado chino, donde hay una gran demanda… En China se cotiza diariamente el sello... Lo que no se puede hacer es sacar los sellos en masa”, argumentando que eso disminuiría la posibilidad de sacar el mayor rendimiento de los productos ofrecidos. Saco a relucir el ejemplo de otros bienes como lo son el oro o del diamante, indicando que la salida de éstos se regula para controlar el valor que tienen en el mercado. En respuesta a la pregunta de Luzón sobre si los clientes de Afinsa forman parte del mercado filatélico respondió: “Yo creo que la filatelia es inversión. Hay gente que se gasta miles y millones de euros en sellos y no es solo por tener ese sello”. Añadió una anécdota de una subasta, en la que el comprador que se hizo con un preciado sello de altísimo valor, este al tenerlo en la mano, lo rompió en pedazos. Al ser cuestionado por ello, respondió que de ese sello sólo había otro igual y que él era el propietario. De esta manera hizo de ese sello un realmente único, aumentando automáticamente su valor.
   Ayala interviene ante pregunta del Fiscal, al consultarle sobre los catálogos y de cómo se valoran los sellos en éstos. “En los catálogos hay un comité de precios, conformado por una, dos o varias personas… El valor que asignan a los sellos dependen de los intereses que hay detrás… Usualmente hay comerciantes filatélicos detrás de estos catálogos”. También puso como ejemplo el sello de la visita de Franco a Canarias, el 1083, “sello emblemático de la filatelia española”. Indicó que según catálogo su valor es de seis mil euros, pero que en el mercado se puede encontrar por 2, 3, o 5 mil euros. Y continuó: “Las operaciones mayoristas son muy reducidas en relación al precio de catálogo… Se puede comprar a mitad de precio de catálogo y hasta a 5% de valor de catálogo en algunos casos”.
   Por su parte, González afirmó que: “La valoración que hice fue en base a una situación de mercado normal… Se me acortó el tiempo para hacer la pericial y valorar los sellos ... 40 días para valorar 150 millones de sellos… ¿Cuánto vale un sello? Lo que paga el cliente", sentenció. Al ser preguntado por el Fiscal, añadió que su empresa, Filargent sí vendió filatelia a Afinsa así como a Sprint (empresa que compraba para Fórum Filatélico), pero matizó que de estas ventas se encargaba su socio en el negocio y que nunca tuvo relación directa con la compañía. Al ser cuestionado por su supuesta participación en el Consejo de Administración de Fórum Filatélico en 2007, González hizo uso de la carta que recibió por parte de un accionista de dicha empresa (de fecha 09 mayo 2007), invitándole a formar parte del consejo que finalmente nunca se formó. 
   En cuanto al Catálogo Brookman, Ayala indicó: “Era desconocido para comerciantes y coleccionistas”. Afirmó que es canadiense y se dedica a filatelia de Estados Unidos, Canadá y Naciones Unidas. Del Catálogo Brookman Europa, dijo que contenía listados con precios y listas de stock de Afinsa y afirmó que era muy difícil de conseguir: “Me lo facilitó la Administración Concursal de Afinsa”. También dijo que la diferencia de valoración entre un mismo sello que existe entre el catálogo Brookman y otros catálogos es “Muy grande”.
   Posteriormente, Ayala indicó que la Asociación Nacional de Empresarios de Filatelia, Numismática y Coleccionismo (Anfil), de la cual es miembro, firmó un acuerdo de confidencialidad con la Administración Concursal de Afinsa para realizar la valoración de la filatelia, lo que justificó que no se realizara una asamblea entre los socios de la asociación para su aprobación. Continuó indicando que cuando se tenía un sello que podía ofrecer una duda, se hacía la valoración entre varios filatélicos de Anfil, conformada por: “Dos expertos y dos personas muy conocedoras del mercado". Confirmó que la valoración que hicieron resultó en tres criterios de valoración: Liquidación (mediante subastas, que es la manera como se están vendiendo actualmente los sellos), Mayorista (ventas a realizarse entre cinco y diez años) y Minorista (a venderse en un límite indeterminado de tiempo). La valoración del total de sellos de Afinsa mediante Liquidación ofrecida fue de 20 millones de euros, mientras que la valoración Minorista fue de 253 millones de euros, es decir, que en el mejor de los casos, el valor dado por éstos fue de 1,686 euros por unidad filatélica. La valoración que hizo González en su peritaje fue de 2.128.000 €, usando el valor de los sellos según catálogo. Por su parte afirmó: “A mi no me preguntaron cómo vender los sellos… Hay que buscar la manera de sacarle el mayor rendimiento posible... Yo lo habría hecho de manera muy diferente”. Continuó argumentando que en entre el 13 y 14 de marzo de 2008 Afinsa realizó una subasta de filatelia, donde se consiguieron ventas del 127% según los valores establecidos en el Catálogo Mitchell y del 87% en relación al Catálogo Edifil. Ayala por su parte matizó que en ese año se vendió material de Central de Compras, pero no propiamente de Afinsa.
   A continuación Ayala indicó que muchas veces en las adjudicaciones en los contratos las series de sellos se separaban, lo que para él es: “Un sin sentido”, ya que las series completas valen más que los sellos por separado. A las 11:40 se anuncia el receso.
   Se retoma la sesión hablando sobre las calidades de los sellos del stock de Afinsa. Ayala afirma que variaba: “Existen desde ejemplares perfectos hasta calidad no coleccionable". También dijo que en algunos casos se encontraba charnela y óxido en la filatelia. También afirmó: “En bastantes casos vi sellos sin dentar y sin margen suficiente… estos no tienen valor”. En este punto González afirma que dichos sellos carecen de valor pero indica que en la muestra elegida por Ayala y su equipo, se encontraban sellos de este tipo alcanzando 5% de la muestra, mientras que en el cómputo global de la filatelia, estos solo constituían el 2% de los sellos. 
   En relación a los sellos conocidos como variedades, Ayala afirma que no tienen tanto mercado, así como en el caso de los sellos de Naciones Unidas: ‘El mercado es pequeño teniendo el cuenta la cantidad de sellos que hay”. Por su parte González dijo: “El comerciante debe crear... Hay que ofrecer para crear mercado”. 
   Luzón continua el interrogatorio hablando sobre una subasta de 2006, en la que Afinsa compró un lote de sellos por 127.500 €, que luego afirma vendió a sus clientes por 1.827.000 €. Ayala al ser cuestionado por la posibilidades que tendrían los clientes de vender actualmente sus sellos, afirmó que seguramente los precios de venta serían muy inferiores a los 127.500 €.
   A continuación el Fiscal preguntó a Ayala sobre el almacenaje en Afinsa. Según el testigo-perito el mismo sello estaba valorado en algunos casos en base a un catálogo y en otras ocasiones en base a otro catálogo. Indicó que las cámaras acorazadas de Calle Génova y de calle Téllez eran muy diferentes. Las primeras estaba todo muy bien cuidado, donde se regulaban temperatura y humedad. Las segundas las catalogó como: “Una nave con muebles y cajas... No sé si se controlaba la temperatura y la humedad”. Sobre el personal de Afinsa, dijo tener sensaciones muy subjetivas, pero que no les pareció personal cualificado para manipular la filatelia. 
  A las 13:21 finaliza el turno del Ministerio Fiscal dando paso a las acusaciones particulares. Inicia las preguntas Isabel Cámara, en representación de Ausbanc, que pregunta a González sobre las facilidades que tuvo para realizar su peritaje: “Desde el 15 de abril hasta el 07 de mayo no me dejaron ver el universo de la filatelia, solo las muestras que ellos hicieron". Le pregunta sobre la intervención y su impacto en el mercado: “Sí ha afectado, sobre todo por la manera cómo se están vendiendo." Prosigue preguntando a Ayala sobre los comités de precios en los catálogos. Este responde que ha formado parte de uno para una editorial: “Trabajé en una y yo fijaba los precios de ese catálogo”, afirma. También dijo que en el catálogo Edifil existe una Junta de Accionistas que aprueba los valores asignados por el comité asignado. Luego pregunta a González sobre el mercado chino: “La bolsa del sello diaria existe... He hablado con el presidente del servicio filatélico de China y están dispuestos de añadir sellos en la bolsa."
Posteriormente interviene la abogado Ana de la Morena, representante de la Asociación de Consumidores de Navarra (Irache), que le pregunta a González: ¿Cómo se vende un sello que nadie quiere comprar? A lo que éste responde que el mercado varía mucho: “Ha ocurrido que en una subasta un sello no se vende, luego en otro posterior el precio inicial es inferior y termina superando el precio de la subasta anterior”.
   A las 13:52 finaliza la sesión llamando a las partes para mañana a las 9:30, en donde intervendrán las defensas interpelando a los peritos. 


   Tal y como estaba programado, las defensas pudieron interpelar a los testigos-peritos: Yepes, Ayala y González. Empieza el letrado Javier Gómez de Liaño. Inicia su interrogatorio preguntando a Ayala sobre su experiencia en el mundo filatélico. Dice que el contacto que tuvo empezó desde niño, ya que su padre era comerciante de sellos. Indicó que ha asistido a ferias internacionales de filatelia y que tuvo dos negocios del ramo, aunque la última la cerró en 2003. Posteriormente dirigió la editorial Malpilfa, que desapareció “Por falta de viabilidad”, dijo Ayala. Finalmente Malpilfa fue comprada por Edifil. También dijo nunca haber emitido certificados de autenticidad.

A la derecha, abogados de la defensa. A la izquierda de arriba a abajo:
Joaquín González, Ramón Yepes y Pedro Ayala
   Posteriormente fue preguntado por el equipo de filatélicos que conformaron el equipo pericial contratado por los Administradores Concursales, cuyos nombres no figuran en el informe emitido por ellos. Ayala dijo que eran: Pablo Cuadra, José Jaime Martínez Millán, Fernando Gimeno y Antonio Berlinche ++++. Informó no recordar quién los propuso como peritos. Del primero, Pablo Cuadra, dijo que había trabajado para Afinsa y que había sido despedido por la empresa: “Sé que había tenido algún tipo de problema laboral… trabajó en otras filatelia y puso una tienda”, añadió. Del segundo, José Jaime Martínez Millán, Ayala informó: “Presidio una empresa de filatelia”. El abogado le preguntó si conocía la publicación realizada el 15 de mayo de 2006 escrita por Martínez titulada: El sello como inversión no vale nada, sobre este artículo Ayala dijo no haberla leído. Sobre Gimeno indicó que estaba especializado en sellos de Europa y sobre Berlinche que lo estaba en sellos de España y colonias. También dijo que él nunca se había propuesto como miembro del equipo sino que fue elegido por el equipo seleccionado.

   Según el informe emitido por el equipo pericial, comienzan los trabajo periciales en enero de 2007, finalizando en marzo del mismo año. “El trabajo de campo lo hacían fundamentalmente los compañeros", dijo Ayala, que a diferencia de lo que dijo ayer, confesó no ser experto filatélico.


   Gómez de Liaño indicó que el total de referencias encontradas en el stock de Afinsa era superior a las 639.000, por lo que le preguntó a Yepes por qué en su informe tan solo habían considerado 867 referencias. Este se limitó a decir que la muestra fue suficiente para que fuera estadísticamente fiable. Cuando se le preguntó a Ayala cuánto tiempo tardaban en estudiar cada sello, dijo: “En algunos casos menos de un minuto y otros exigían mucho más trabajo porque lo requería", posteriormente dijo: “La demanda de todos los sellos del mundo es muy difícil de saber", a lo que el letrado destacó que este elemento, la demanda, es uno de los elementos fundamentes para valorar un sello, sentencia que ratificó Ayala. Al ser cuestionado sobre si existen expertos generalistas, tanto Ayala como González concuerdan que no los hay. González añadió: “Entiendo que hay que acudir a un experto de cada país de origen para valorar éstos”. Ayala continuó: "Nos encontramos con una par de casos que no fuimos capaces de saber si eran auténticos o no, pero en la mayoría de los casos si fuimos capaces de valorarlos… Lo que no puede ser no puede ser… No puedo traer a un experto de Italia, otro de Alemania y otro de Australia para valorar esos sellos… En algún caso recurrimos a eBay", afirmó Ayala. A lo que González respondió: "Creo que eBay es una referencia profesional muy baja… Todo lo que sale de eBay carece de control de calidad y los sellos que ahí se venden son inferiores en valor a 10€".

   Gómez de Liaño leyó parte del informe entregado por Yepes y Ayala, que dice: "Los catálogos son una referencia a nivel mundial", pero el letrado analizando el resultando de sus valoraciones indicó que al parecer no fueron tomados en cuenta, a lo que Ayala responde: "Los usamos pero es un elemento de referencia… la oferta y la demanda es la verdadera medida", sentenció. González acotó: "No existen sellos a valor cero en los catálogos", pero en el informe de los peritos contratados por los Administradores Concursales si los hay. Continúa González: “Los catálogos se revisan todos los años porque si no se actualizan los comerciantes dejan de usarlos como referencia". Cuando se le pregunta a Ayala sobre el Catálogo Afinsa Portugal, indica que  no sabía que se sigue editando.


   A las 11:07 toma el testigo en la ronda de preguntas el letrado Fernando Adame, que le pregunta a Ayala sobre con qué ayuda contó para valorar sellos extranjeros: “Llamé un par de veces a colegas para consultar sobre sellos de Estados Unidos... No me pareció necesario colocarlos en el informe", dijo al ser preguntado por qué esas fuentes de información no habían sido incluidas en su informe. Posteriormente afirmó: “Los clientes de Afinsa y este tipo de empresas forman parte del mercado filatélico".


   Posteriormente Ayala indicó que Los AACC pidieron que los peritos no fueran proveedores de Afinsa, por lo que hubo cuatro o cinco personas que fueron descartadas por este aspecto, propuestas antes que los finalmente seleccionados. También dijo que del equipo que finalmente se conformó, en ese momento ninguno formaba parte de ninguna organización de expertos filatélicos.


   Cuando Adame le preguntó cómo ha evolucionado el mercado filatélico después de las intervenciones de Afinsa y Fórum Filatélico, Ayala dijo que desde 2009 ha participado muy poco en el mundo filatélico. “Me han dicho que los sellos han caído mucho, tanto por los cierres de las empresas como por la crisis del mercado mundial".



   Seguidamente el abogado le preguntó a Yepes sobre las muestras seleccionadas, que en un grupo de sellos valorado en 150 millones de euros, realizaron 700 muestras. ¿Por qué tantas?, preguntó Adame. “Me remito al informe para conseguir el objetivo", respondió Yepes. También dijo que la metodología fue elegida para casos en donde las muestras presentan valoraciones muy dispares. Por su parte Ayala dijo: “Toda la filatelia normal estaba catalogada (por Afinsa) por los catálogos habituales del mercado". 

   El letrado indicó que en el informe emitido por Yepes y Ayala se hace referencia al stock de sellos de Fórum, diciendo que auguraban un mal futuro para esa filatelia. Al ser preguntado por esto, Ayala dice no haber tenido acceso a esa filatelia y que solo sabe que es del tema Europa. Cuando le preguntó sobre la subasta realizada por Greg Manning y la revisión que hicieron de su catálogo, Ayala respondió: “Me ha pillado señor letrado, no examinamos todo el catálogo”, indicando que era muy extenso.


   Por su parte, González indicó: “La selección de sellos que se hizo fue guiada por la cantidad y no por la variedad", al referirse a la valoración que hicieron los peritos Ayala y Yepes.

   A las 12:27 toma el testigo el letrado Manuel Rico, representante de Francisco Guijarro. Este preguntó por qué un grupo de sellos vendidos a Afinsa por Guijarro, a los que no tuvieron acceso los peritos, le dieron un valor según estimación cuando tenían las facturas de compra por parte de Afinsa, por los que pagaron 55 millones de euros. Yepes dijo que no tomaron en cuenta este valor sino uno basado en su fórmula estadística, cuyo resultado fue muy inferior.

   Posteriormente pregunta el letrado Adrián Dupuy, que preguntó cuántos sellos se analizaron. Tanto Ayala como Yepes respondieron: “Lo pone el informe”, y aunque el letrado dijo que no había encontrado ese dato, no obtuvo otra respuesta.

   Seguidamente, llega el turno al letrado Josep Riba, representante de Ramón Soler. Este planteó la hipótesis en la que si hubieran realizado la valoración, tanto de liquidación, mayorista y minorista, sin tomar en cuenta la filatelia de Guijarro, las variedades, ONU y especímenes, esta habría sido mayor a la resultante. Ayala respondió: “Imagino que sí”. Por su parte Yepes, que quedó literalmente inmóvil, no articuló palabra alguna. 


   Finalmente, González toma la palabra para destacar las diferencias que hubo entre ambas periciales. Dijo que el equipo de Ayala y Yepes tuvieron tres meses para hacerla, mientras que él solo contó con 17 días.  

   A las 12:41 finaliza la sesión. La próxima se realizará el próximo 31 de marzo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus comentarios.